• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso
Multimedia

Multimedia

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miles de peces muertos flotando sobre aguas, desolación y un penetrante aroma putrefacto son parte del panorama y ambiente en la laguna Los Micos, ubicada en el municipio de Tela, Atlántida. Algunos manifiestan que es parte del "ciclo natural", pero otras personas y organizaciones creen que es producto de las plantaciones y procesamiento de palma africana en la zona.

La laguna está separada del mar Caribe por una estrecha barra de arena blanca, formando una extensa playa. En esta área protegida es común observar aves marinas, tortugas e iguanas. Es una de las partes más pobladas por aves en la zona atlántica, que podrían estar en peligro debido a que su alimento son los peces de la laguna.

A la laguna Los Micos se puede acceder en lancha a través de sus senderos desde el poblado garífuna de Miami, a unos 40 minutos de la ciudad de Tela y por carretera. El equipo de Radio Progreso, lo hizo en vehículo por el sector de San Alejos, 15 kilómetros antes a la ciudad, carretera que conduce de El Progreso, Yoro, al antiguo puerto de Tela.

Del desvió de San Alejo recorrimos unos 13 kilómetros en carretera de tierra en medio de plantaciones de palma africana, a medio camino se encuentra la plata extractora de aceite de la empresa AGROTOR, desde donde se desprenden nubes de humo negro, en la cercanías de sus instalaciones están las lagunas de oxidación.

Desde el puente sobre el río San Alejo, se observa que de las instalaciones de la plata extractora salen corrientes de agua de color negro aceitoso que en minutos se va mesclando con el agua cristalina que baja por el caudal desde la cordillera nombre de Dios.

Mientas el equipo de Radio Progreso tomaba fotografías y videos en el lugar, un hombre con aspecto militar que se conducía en un carro Toyota 3.0 frenó de manera sorpresiva y preguntó: por qué andan haciendo ese trabajo. Al decirle que éramos periodistas hizo un gesto de disgusto y se marchó del lugar rumbo a las oficinas de la empresa.

Mortandad de peces

Después 20 minutos de recorrido en carretera de tierra, por fin llegamos a la comunidad el Marión, ubicada en las cercanías de la laguna Los Micos, allí logramos conversar con la población residente de la comunidad. En un pequeño cayuco, junto al alcalde auxiliar y varios pescadores nos adentramos en la contaminada laguna.

“A uno se le ruedan las lágrimas cuando mira todo esta cantidad de peces muertos”, indicó entre suspiros un veterano pescador mientras remaba el pequeño cayuco en que nos conducíamos. Esta masiva mortandad de peces nos mantiene preocupados como población de las comunidades que estamos ubicadas en las cercanías de la laguna”.

Agregó que están llenos de impotencia debido a la inoperancia de las autoridades centrales, quienes no han mostrado interés en encontrar las causas que han generado la contaminación. La pesca constituye la principal actividad socioeconómica que se desarrolla actualmente en este sistema lagunar, en un área de 44.93 Km2de de espejo de agua.

Datos de la Dirección General de Pesca, Dgipesca, indican que esta laguna da ocupación y sustento de manera directa a más de mil pescadores e indirectamente a más de tres mil personas de las comunidades: El Boquerón, Marión, Puerto Arturo, Los Cerritos, Las Tusas, Los Patos, Los Cocos, Quebrada Chiquita, Quebrada de Arena, y las comunidades garífunas Miami, Barra Vieja y San Juan, en Tela, Atlántida.

Entre las grandes hipótesis de la masiva muerte de peces está la constante contaminación que generan los cultivos y la planta procesadora de la palma africana de la empresa Agrícola Tornabé, S.A. (AGROTOR), mientras un mínimo número de personas dicen que la contaminación es provocada por un bejuco llamado Pate.

Después de navegar por más de una hora en la pequeña y artesana embarcación el equipo de Radio Progreso, constató que millares de peces muertos flotaban sobre las aguas de la laguna Los Micos. Mientras tanto sus orillas están cubiertas por un exuberante bosque de manglar y tropical húmedo desde donde se observaron los peces putrefactos.

Los daños a las diversas especies marinas son cuantiosos y la putrefacción se siente a más de dos kilómetros de la laguna, al llegar hasta el lugar la hediondez es insoportable.

Urge investigación

“Lo que está sucediendo en esta laguna que es parte del Parque Nacional Jeannette Kawas, debe ser una llamada de emergencia para la Fiscalía y demás instituciones, quienes deben desarrollar a la mayor brevedad una investigación integral para identificar la raíz del problema”, indicó el ambientalista e investigador Pedro Landa.

Agregó que tienen que realizarse análisis biológicos y químicos al agua y autopsias a algunos peces para ver las causas de su muerte. Pero además debe existir una alerta sanitaria porque se ha denunciado que se está comercializando con los peces que han muerto en la laguna y esto podría generar graves problemas en la salud de la población.

“El impacto se está viviendo desde hace cuatro años, sin embargo las autoridades no han puesto atención”, manifestó Javier Parhan, quien es un especializado buzo marino. “Los fertilizantes que utilizan para las plantaciones de palma africana son arrastrados por las corrientes de agua lluvia a los ríos para luego ser depositados a la laguna, esto genera exceso de nitrógeno creando algas microscópicas que se comen el oxígeno por lo que afecta a los peces”.

A renglón seguido dijo que ahora hay otros tipos de químicos que se pueden observar en el cambio de color del agua de la laguna. “Es tan fácil detectar lo que está pasando que solo basta con tomar muestras de agua, de lodillo de las orillas y del hígado de los peces muertos y en término de dos días se sabe de dónde proviene la contaminación, pero vemos que no le interesa a las autoridades”, indicó.

¿Investigación?

La semana anterior un equipo de la Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas (Mi Ambiente), la Fundación Prolansate, autoridades municipales y otras instituciones visitaron la laguna y se llevaron muestras del agua para hacer las pruebas de laboratorio con el fin de “determinar” las causad del fenómeno.

Sin embargo buena parte de la población no confía en el trabajo que hacen las autoridades. “Hace cuatros años se suscitó una contaminación un poco menor que la actual, y fueron las mismas autoridades que desarrollaron la investigación, pero lo más insólito fue que nunca llegó el informe”, indicó un integrante del comité Interinstitucional de la ciudad de Tela.

Manifestó que pareciera que están protegiendo grandes intereses económicos por encima de la biodiversidad marina y el bienestar de las familias que viven de la pesca. En esa misma línea se manifestaron dirigentes de los patronatos de la zona, quienes creen el peligro de hacer las denuncias, porque podría existir vinculación directa entre autoridades y empresas que contaminan la Laguna.

 “Cada vez que llueve y el río crece es aprovechado por la empresa AGROTOR para hacer las mayores descargas de agua con químicos al río San Alejo, y eso lo saben las autoridades pero no hacen nada”, dijo un joven pescador.

Por su parte una señora que vive en la aldea Marión manifestó que “nosotros no tenemos agua potable por tanto tenemos que ir a bañarnos al río, pero cuando han derramado el agua de la fábrica nos queda la piel roja, nos pega rasquiña y muchos niños botan el pelo”.

Otro señor de aproximadamente 65 años de edad, dijo que lo que ellos dicen no son inventos, “esto es lo que estamos viviendo desde hace muchos años y nadie hace nada por nosotros. ¿Será que vale más el dinero que nosotros los pobres?, se preguntó. 

Crisis alimentaria

Actualmente unos mil 200 pescadores viven de la pesca en la Laguna Los Micos, según datos de la Dirección General de Pesca y Acuicultura (DIGEPESCA), sin embargo de manera indirecta son miles de personas que sobreviven de la comercialización del marisco.

“Con esta contaminación y muerte de peces tenemos que programar una veda de pesca por un periodo mínimo de 4 meses para poder recuperar la laguna”, indicó Blas Lujan, inspector de DIGEPESCA.

Esta noticia ha caído como balde de agua fría a las familias que viven de la pesca, ya que es el sustento único para las comunidades. ¿De qué vamos a vivir todo este tiempo?, ¿Quién nos va a mantener? Fueron las preguntas sin respuestas que se hacían decenas de pescadores en la comunidad el Marión.

En esta empobrecida comunidad que no cuenta con servicios básicos habitan 86 familias que viven de la pesca. A la orilla del río San Alejo, se ven las pequeñas canoas aparcadas todo el día, mientras en las humildes viviendas las atarrayas permanecen colgadas porque no hay pesca.

“Por ahorita estamos comiendo porque vamos a la laguna atraer pescado del que ha muerto recientemente, pero después que se termine todo esto no vamos a tener opción y no sabemos de qué vamos a vivir en los meses que esté prohibida la pesca”, indicó un veterano pescador.

Mientras los pescadores platicaban desde una pequeña pila, una señora de aproximadamente 50 años de edad, mientras raleaba unos peces, dijo “el Gobierno tiene que ayudarnos porque no vamos a tener comida. La bolsa solidaria a cambio de trabajo comunitario sería una buena opción”.

“Tienen que buscarle una solución para que nuestra laguna no se vuelva a contaminar. Porque cuando está la pesca buena nos ganamos unos 300 o 400 Lempiras al día, con lo que sobrevivimos. Ojalá el Gobierno investigue de manera eficaz y sancione a los responsables de este crimen que están cometido”, concluyó.

Viernes, 21 Julio 2017 16:51

NOTI NADA 346 | RADIO PROGRESO

Un #NotiNadaHN para denunciar la "injerencia izquierdista", que solo busca desestabilizar la paz inventada por "el hombre" y lo hacen con ataques musicales "revolucas".

Era cuestión de tiempo para que la Misión de Apoyo contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH), empezara a generar incomodidad en algunos sectores políticos y económicos del país. En las últimas horas los empresarios a través del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) emitieron un comunicado expresando su preocupación por el papel desempeñado por esta estructura en el caso relacionado al crimen de la ambientalista Berta Cáceres.

El detonante del malestar empresarial, se da después del anuncio de la MACCIH en el que afirmó que investigaría el financiamiento y otorgamiento de la concesión del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, en favor de la empresa Desarrollos Energéticos S.A (DESA), por los posibles actos de corrupción y lavado de dinero. La investigación se realizaría en colaboración con la Fiscalía Especial de Etnias y Patrimonio Cultural de Honduras.

“Escuchamos con preocupación las declaraciones del señor Juan Jiménez Mayor, en las que detalló datos, nombres y situaciones que no corresponden a la realidad jurídica del país. Rechazamos las acusaciones de lavado de activos que son señaladas por Jiménez Mayor sin un fundamento legal y sin requerimiento”, expresa parte del comunicado del COHEP en reacción a las declaraciones del vocero de la MACCIH.

Luego de conocer la postura de este ente de investigación, los empresarios pidieron una reunión de emergencia con la MACCIH, encuentro que se desarrolló el pasado lunes 17 de julio. “En esa reunión expresamos nuestra preocupación y le hicimos saber a Jiménez Mayor que tienen nuestro apoyo, pero que sus acusaciones ponen en riesgo la situación jurídica del país”, también relata el comunicado.

Con una postura más radical se encuentra la presidenta de la Asociación Hondureña de Energía Renovable, Elsia Paz, quien acusó a la MACCIH de ser irresponsable por hablar de esa forma contra la empresa DESA.

Paz aseguró que el informe genera inseguridad jurídica que aleja la inversión extranjera. La empresaria hace un llamado a los funcionarios del organismo internacional a que recapaciten y acepten que se basaron en informes que no fueron sustentados.

En la medida que la MACCIH avanza en investigaciones que tocan el corazón de los intereses de grupos económicos, los obstáculos crecen y su labor enfrenta más limitaciones, en ese sentido el analista Hermilo Soto considera que el trabajo de este ente da indicios de no favorecer a sectores políticos que han tenido el control del Estado y que se han aprovechado de eso para enriquecerse.

“Ahora empieza el boicot y la conspiración a la MACCIH, y eso sucederá en la medida que esta institución avance en investigaciones profundas”, calificó Soto.

A partir de la posición de la MACCIH en el caso de Berta Cáceres, los ataques no se han hecho esperar, y eso empieza a generar preocupación en organismos internacionales.

Acerca de la labor de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), y de las acusaciones y amenazas realizadas contra algunos de sus integrantes, varias organizaciones internacionales, reafirman su apoyo a la MACCIH y a su trabajo para colaborar con las instituciones nacionales en la lucha contra la corrupción en Honduras.

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), la Fundación para el Debido Proceso, Global Witness, Oxfam y Washington Office on Latin America (WOLA), aseguran que son preocupantes los ataques contra la MACCIH, porque se pintan como una respuesta a su anuncio de colaborar con la Fiscalía General en la investigación de presuntos actos de corrupción en el caso Agua Zarca.

Marcia Aguiluz, integrante de CEJIL, cree que la MACCIH debe tener el apoyo de todos los sectores, desde la ciudadanía hasta el gobierno, porque en Honduras es necesario un proceso investigativo independiente sobre casos de corrupción, sin importar quienes estén involucrados.

“La ciudadanía debe apoyar a la MACCIH, debe permitir su trabajo y brindarle los recursos que necesiten”, recalcó Aguiluz.

Para Hermilo Soto, el rechazo y la campaña contra la MACCIH que se puede desprender a partir de este nuevo escenario son normales, teniendo en cuenta que se acerca el proceso electoral y es inevitable que muchos políticos se vean involucrados en actos de corrupción, por tal razón en la medida que las investigaciones avancen, los riesgos se agudizan y el panorama se puede complicar.

En la misma sintonía a los organismos internacionales, las plataformas nacionales también han reaccionado sobre la reciente postura de la MACCIH. Uno de los representantes legales de la familia Cáceres, el abogado Rodil Vásquez, mira con esperanza el anuncio de iniciar investigaciones en el caso de Berta. “Tenemos muchas expectativas y apoyaremos al organismo en este esfuerzo por buscar justicia”, manifestó.

Vásquez también dijo que todos los sectores del país deberían acuerpar a la MACCIH y exigirle al Estado que genere las condiciones necesarias para que pueda realizar sus investigaciones.

Ante los señalamientos y ataques que recientemente se han dado en contra de la MACCIH, su vocero Juan Jiménez, asegura que su único compromiso es luchar contra la corrupción.

A más de un año de su instalación, esa plataforma tiene la tarea de continuar la investigación de 44 casos que no han llegado al poder judicial pero que representan un atentado en contra de Honduras, debido a los abusos y manipulación que existe de algunos empresarios y políticos.

Juan Jiménez Mayor sigue pidiendo el voto de confianza a la ciudadanía hondureña. Además, demanda a los funcionarios la aprobación de la Ley de Colaboración Eficaz, para lograr mayores resultados en las investigaciones, iniciativa que se encuentra en discusión en el Congreso Nacional.

En las últimas horas el vocero de la MACCIH fue citado de emergencia en Washington, Estados Unidos, en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA). La reunión la habría provocado las fuertes presiones que hay en el país, tanto de algunos empresarios como políticos para que la Misión no siga investigando actos de esa envergadura en Honduras.

El abogado Ramón Enrique Barrios, exjuez de sentencia asegura que desde la ciudadanía se debe continuar apoyando a la MACCIH, porque es una oportunidad para que se investiguen los actos de corrupción que han debilitado la institucionalidad en Honduras.

Barrios dice que es necesario estar claros del mandato de la MACCIH, que está para apoyar a las instituciones del Estado, y que ha demostrado que con voluntad e intereses mucho se puede hacer para acabar con la corrupción e impunidad.

Los retos de la MACCIH son claros y en la medida que sus investigaciones avancen y toquen intereses de personas con poder, el ambiente para su funcionamiento en Honduras se complicará; es en medio de esa realidad, que esta estructura debe mantener una postura independiente y de denuncia ante los obstáculos que pueda enfrentar.

Página 1 de 260
HomeInvestigación y AnálisisDerechos HumanosJoaquín MejíaTres lecciones universitarias sobre el papel en Honduras de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Top of Page

Aléf | Sección Cultural

Con ojos de Mujer