• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso

Desarrollo y poder

Jun 16, 2017

El desarrollo de un país debe garantizarse desde la promoción y dignificación de los habitantes de ese país. El paso no es privatizar todo, arrebatar el derecho a todos y todas. Es construir un modelo de sociedad en donde los excedentes de las actividades financieras se distribuyan en proyectos que aseguren dignidad por igual. Es promover una propuesta de uso y manejo de los bienes naturales de manera coherente con el equilibrio natural y el compromiso - ineludible - de asegurar la existencia del planeta para otras generaciones. El desarrollo debe leerse en términos de oportunidad, en condiciones de igualdad, en apuestas humano/locales que construyan sociedades supra-ciudadanas, en donde la condición jurídica de sujeto de derecho no sea cuestionable, ni vulnerable.

El término desarrollo supera en su estatura la capacidad política, intelectual y humana del presidente actual, su gabinete de gobierno y los pequeños caudillos recogedores de migas que hay en cada comunidad de Honduras. Para ellos y ellas el desarrollo se reduce al poder y, en esa desdichada interpretación, no les importa matar la humanidad por sus ambiciones o hacerse esclavos del mismo para modelar un status social que no es real. Y es tanto su vacío cerebral que no se dan cuenta que se auto flagelan, se auto consumen y se autodestruyen. Pues en las condiciones actuales los pobres y marginados ya perdieron todo incluso el miedo y en la medida en que esta desigualdad apreté y lastime más se irán presentando las fisuras por donde ellos y ellas reconstruyan su dignidad. Y obviamente la incapacidad política, el vacío intelectual y la deshumanización de los sujetos en el poder quedarán expuesta y sufrirán las consecuencias.

Por esa razón le temen tanto al pueblo, por ello invierten en la promoción de la mediocridad, sustentan el servilismo y promueven el banco de favores. Los eco fogones y cualquier otro programa son esa prueba necesaria de cómo le van a la promoción de la miseria para, después, desde esa misma miseria, diezmar la dignidad humana y someter la voluntad soberana. Yo puedo decirlo con propiedad he visto como entre los míos más de alguno entregó públicamente su dignidad a cambio de un eco-fogón que no le cocinará alimentos pues seguirán faltando en su meza, pero si quemará su conciencia y someterá su esperanza.

Por esa razón miden el desarrollo con la fuerza y ponen sus perros de garra (militares pobres entrenados para matar a la gente pobre) en la calle para sembrar el miedo. O nos intimidan con leyes nocivas al derecho humano y con administradores judiciales e instituciones inoperantes para que nos sintamos desprotegidos y sin ganas de la sublevación contra su hegemonía. Y por si eso no fuera suficiente juegan a imponernos verdades con traficantes de la fe y comunicadores de lo falso que alienan la conciencia.

Es por eso que en este concepto de desarrollo Juan Orlando y su jagüilla juegan a construir cárceles en ves de escuelas, a mover presos en vez de capturar delincuentes, a consultar y vanagloriar a los corruptos que combatirlos. Por que su desarrollo se basa en la extracción y aniquilamiento del pensamiento y, no concibe por ningún punto, la posibilidad de una idea diferente y menos liberadora.

Sin embargo este gobierno y su estructura aniquiladora deben saber que en la medida que ellos consolidan su poder por la fuerza hay un pueblo que se hace libre a voluntad. Y vendrá por ellos y ellas, los someterá y les hará pagar el daño causado.

Nada es casualidad en esta sociedad, nada.

Chaco de la Pitoreta.

Suscríbase a nuestro boletín informativo

Opiniones

HomeShortCodesDividerJoaquín MejíaTres lecciones universitarias sobre el papel en Honduras de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Top of Page

Aléf | Sección Cultural

Con ojos de Mujer