• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso
Multimedia

Multimedia

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La Coalición contra la Impunidad denuncia ante la Fiscalía Especial de Derechos Humanos en San Pedro Sula, al norte de Honduras, la campaña de odio y desprestigio contra el coordinador del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia Martín Fernández y el abogado Víctor Fernández encargado de asuntos políticos de la misma organización. 

La Coalición contra la Impunidad ha documentado 63 casos de defensores, defensoras y líderes sociales en situación de riesgo a nivel nacional, 10 de ellos son de El Progreso, Yoro, 29 de Atlántida, 2 de Tegucigalpa, 1 de Santa Bárbara, 4 de la Paz, 1 de Choluteca y 17 de Cortés. 

Según la Coalición la campaña de odio inició en Tegucigalpa señalando a dirigentes de la Alianza de Oposición contra la Dictadura de provocar hechos violentos contra empresas y centros comerciales. Continúo el 23 de diciembre de 2017 en Atlántida con personalidades que ejercen participación en la vida pública de las comunidades y posteriormente el 30 de diciembre se distribuyó en redes sociales y en el centro de El Progreso, un afiche donde aparece el padre Ismael Moreno (Padre Melo), Karina Flores, Bartolo Fuentes entre otros dirigentes, acusándoles de criminales violentos. 

El más reciente ataque se suscitó el 14 de enero contra los abogados Martín Fernández y Víctor Fernández del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia, a quienes en un afiche se les responsabiliza por la muerte de Wilmer Paredes, un joven de Esparta, Atlántida, que participó activamente en las manifestaciones contra el fraude electoral. 

Wilmer, dos días antes de ser asesinado buscó el apoyo del Movimiento Amplio porque temía por su vida. El abogado Martín intentó protegerlo a través del Mecanismo de Protección para Defensores y Periodistas, pero su solicitud fue rechazada argumentando que Wilmer no era ninguna de las dos cosas. 

“Me comuniqué con el oficial Nazar mi enlace de las medidas cautelares y tampoco me dio respuesta”, señaló Martín argumentando que cuenta con medidas de protección desde el 2013 producto de las amenazas ha recibido en su labor de defensa de derechos humanos y bienes naturales. “Wilmer estaría vivo si estos organismos nos hubieran dado respuesta”, lamentó Martín quien ahora es víctima de una campaña de desprestigio por este asesinato. 

Para las organizaciones de derechos humanos la situación que enfrenta el país es compleja. Por un lado, hay una efervescencia ciudadana en defensa de la soberanía y democracia. Por otro lado, existe una política clara de represión, criminalización y muerte a cualquier expresión popular en las calles. 

“El responsable directo de ésta crisis violenta es Juan Orlando y la embajada de los Estados Unidos”, señala Martín, quien denuncia que otros liderazgos del Movimiento Amplio están siendo amenazados y agredidos por parte del ejército, Policía Militar y Policía Nacional. 

La Coalición contra la Impunidad asegura que ante el Mecanismo de Protección de Defensores, Periodistas y comunicadores ha presentado cuatro casos documentados de amenazas contra defensores, sin embargo, el mecanismo desconociendo la labor de defensoría ha negado la protección a 2 de los cuatro casos, aumentando el riesgo para estas personas.

Para la abogada Heidy Alachán de la Coalición esta campaña es un blanco de ataque por parte del gobierno ilegal de Juan Orlando Hernández. “Exigimos al Ministerio Público que investiguen de donde se origina esta campaña de odio y garantice castigo a los responsables”. Además, exigen que se reconozca por parte de las distintas instituciones del Estado y en particular del Mecanismo de Protección la condición de defensores a toda aquella persona que trabaje en defensa de la vida y los derechos humanos.

A si mismo al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), a que actúe de manera pronta a fin de mitigar los riesgos que enfrentan los defensores, defensoras y líderes sociales en esta crisis post electoral.

El gobierno de Honduras anunció esta semana la creación de la Secretaría de Derechos Humanos con el objetivo de fortalecer las políticas de protección a la ciudadanía. La nueva entidad entrará en funciones el próximo 27 de enero, con un presupuesto de 96 millones de Lempiras. Esta instancia ya existía, pero fue el propio presidente Juan Orlando Hernández que la disolvió y creó un súper ministerio de Gobernación y Justicia.

Para el doctor en Derechos Humanos, Joaquín Mejía, integrante del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación, Eric, la decisión es una acción llena hipocresía porque cuando Juan Orlando Hernández, en el 2014 llegó al poder, lo primero que hizo fue eliminar la Secretaría de Derechos Humanos que había creado Pepe Lobo.

“Y eso refleja además que es una secretaría creada con el objetivo de limpiar su imagen a nivel internacional, por lo tanto, es hipócrita. Me parece que sería ingenua aquella persona que crea que el presidente Hernández está creando un ministerio de Derechos Humanos porque crea en los derechos humanos, es un acto de hipocresía”, señaló Mejía.

El gobierno decidió nombrar a la abogada Karla Cueva como secretaria de la Secretaría de Derechos Humanos. Sobre éste y otros temas, Radio Progreso (RP) dialogó con el abogado Joaquín Mejía (JM).

RP. ¿En qué parte de la historia de Honduras nos encontramos?

JM. Nos encontramos en una etapa de transición, y que en mi opinión, es una etapa de transición que, pese a la situación crítica que vivimos en Honduras, es una etapa que puede implicar una oportunidad para el pueblo hondureño, para los sectores democráticos de la sociedad, para los empresarios comprometidos con los valores democráticos, para las iglesias comprometidas con los valores democráticos, y para cualquier sector en el país, porque es una oportunidad para forzar un escenario de transición con el objetivo de restaurar el sistema democrático.

RP. ¿Frente a qué institucionalidad se presenta esta oportunidad?

JM. Frente a un gobierno que es débil, y hay que recordar que la debilidad se esconde detrás de la fuerza, y este gobierno tiene las armas, tiene el control de los medios, tiene el control de muchas instituciones.

RP. ¿Cuáles es la situación de los derechos humanos en Honduras?

JM. No hay que desconocer que la situación de los derechos humanos en Honduras siempre ha sido grave. Venimos arrastrando una deuda de impunidad en materia de derechos humanos en el país, después del golpe de Estado qué hemos tenido, pues hemos tenido graves violaciones y la existencia de altos niveles de impunidad particularmente de miembros de la policía y del ejército.

RP. ¿Qué piensa de la reapertura de la Secretaría de Derechos Humanos?

JM. Me parece que es una hipocresía porque hay que recordar que cuando Juan Orlando Hernández, en el 2014 llegó al poder, lo primero que hizo fue eliminar la Secretaría de Derechos Humanos que había creado Pepe Lobo. Y eso refleja, además, que es una secretaría creada con el objetivo de limpiar su imagen a nivel internacional por lo tanto es hipócrita. Me parece que sería ingenua aquella persona que crea que el presidente Hernández está creando un ministerio de Derechos Humanos porque crea en los derechos humanos, es un acto de hipocresía.

RP. ¿Qué opina del nombramiento de Karla Cueva como ministra?

JM. Me parece, y lo digo abiertamente, me da pena, me da vergüenza e incluso me da lástima por Karla Cueva, a quien le tengo un aprecio y antes la admiraba ahora ya no, porque prestarse a este juego, prestarse a un juego legitimador, porque es una Secretaria que no es independiente porque es del Ejecutivo, depende de lo que diga Juan Orlando Hernández, y Karla Cueva ya fue viceministra de Derechos Humanos en el gobierno de Hernández, a mí me gustaría saber exactamente qué hizo para fortalecer los derechos humanos en el país.

RP. ¿Por qué aceptaría Karla Cueva?

JM. Ningún defensor o defensora decente, que esté comprometida con los derechos humanos va a aceptar una secretaría de este tipo y quien la acepte está reflejando el nivel de compromiso que tiene con los derechos humanos. Yo creo que los hechos hablan por sí mismo.

RP. ¿Cómo se puede reflejar un compromiso serio con los derechos humanos?

JM. Que fortalezca la independencia del Comisionado Nacional de Derechos Humanos y aumente el presupuesto como se debe. Que le den independencia al Ministerio Público, sobre todo a la Fiscalía Especial de los Derechos Humanos y que deroguen la reforma a la ley militar para que puedan ser perseguidos por la Fiscalía Especial de Derechos Humanos, pero en lo particular, yo no puedo creer en eso.

RP. ¿Cuáles son las preocupaciones de los organismos de derechos humanos internacionales?

JM. Tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, están profundamente preocupados por la violencia estatal contra las manifestaciones pacíficas y por las muertes de personas. Hay que recordarle a Karla Cueva que el propio Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, que nadie puede acusar ni de izquierdista ni de nada, ha documentado 31 muertes violentas de personas y está exigiendo al Ministerio Público que investiguen. 

RP. Uno de los logros que destaca el gobierno de JOH es la Ley de protección a Defensores, periodistas y operadores de la justicia, ¿cuál es su valoración?

JM. Es una valoración con sombras y luces. En algunas ocasiones el Mecanismo funciona y en otras ocasiones no. Incluso hay gente que ha sido asesinada, como recientemente pasó con uno de los miembros del Movimiento Amplio, que había solicitado protección al Mecanismo. Mi caso particular, yo tengo una emergencia de seguridad, solicité al Mecanismo, y dijo que no, he tenido que acercarme a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para solicitar medidas cautelares.

RP. ¿Es un avance el Mecanismo de Protección?

JM. Claro que es un avance, pero no es un avance del gobierno de la República, es una presión desde el gobierno de Pepe Lobo, es un asunto que Ana Pineda, como ministra de Derechos Humanos, había comenzado y es también un trabajo de la sociedad civil, entonces me parece que Juan Orlando Hernández que es un político y si se ha atrevido a hacer lo que ha hecho, a violar la Constitución para reelegirse, a controlar todas las instituciones, a enviar al ejército para que asesine personas y a cometer un fraude electoral para mantenerse en el poder, yo creo que me parece que hay que ser iluso para creer en la palabra de este señor.

Página 1 de 302

Suscríbase a nuestro boletín informativo

Opiniones

HomeInvestigación y AnálisisColumnista invitadoReelección: intereses y consecuencias Top of Page

Aléf | Sección Cultural

Con ojos de Mujer