• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso
Dos caras de la misma moneda
Quién era Lesbia Yaneth Urquía Urquía yo no lo sé, de hecho creo que pocas personas lo saben pues ella vivió una vida muy suya, alejada de casi toda actividad pública y solo presente, creo yo, en aquellas acciones de esos momentos, en los que su conciencia le exigía dar un poco de sí por la Honduras mejor en la…
Ricci Mabel Martínez: rostro que justifica rechazo a militares
La última imagen que salió de ella fue sentada en un yarda verde, vestida de pantalón rojo vino, una camisa guayabera blanca con el logo de la escuela normal. Llevaba su pelo suelto al viento, tenía una nariz respingona de esas que pretenden olfatear al mundo que, curiosamente, hacía contraste con una mirada que, desde sus dos ojos grandes se…
En Honduras no hay casualidades
Un tirano, un circo y una campaña mediática para convertir mentiras en verdades son lo que necesita una dictocracia para instalarse en una sociedad. En Honduras nada es casualidad, todo está pensado, maquiavélicamente definido y, por si eso no es suficiente, siempre hay uno que otro dispuesto a asumir el ridículo para asegurar el proceso de consolidación de la dictadura.…
El salvador de Honduras
Todos los hondureños anhelamos fehacientemente un cambio verdadero que encumbre la calidad de vida de cada ciudadano que habita este terruño centroamericano. Sin embargo, vamos por el camino equivocado. Hasta el momento no ha aparecido ningún mesías, ningún salvador o algo parecido, que nos saque de las honduras en las cuales nos estamos ahogando. Desde una perspectiva sociopolítica, los escenarios…
Honduras,  te quiero pública
La pensada del movimiento estudiantil universitario actual es una que se afinca en procesos de la vida académica, pero que va más allá, va por la vida toda; y vuelve a regar las nunca marchitas flores de la esperanza de este pueblo noble y envilecido por el patriarcado neoliberal. Un movimiento que se ha venido organizando de a poco, de…
Fue un acto de dignidad no vandálico
Es indescriptible la emoción que se siente. Si, ya sé, piense lo que quiera de mi, pero no puedo evitarlo. Llegar ahí donde se erigen las - tan odiadas - casetas para el cobro del peaje y verlas llenas de tile, y con aparentes huellas del paso del fuego, da una sensación de triunfo y de esperanza que no se…
HomeComunicacionesOpinionesChaco de la PitoretaLéase dictadura Top of Page

Aléf | Sección Cultural

Con ojos de Mujer