• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso

A los jóvenes políticos - 13 Septiembre 2017

Medios

Nuestra Palabra de Hoy, Comunicaciones, SJ
  Miércoles, 13 Septiembre 2017  

A los jóvenes políticos

Se abrió la tranca para las elecciones generales y a pesar de las falencias e ilegalidades del actual proceso electoral en las planillas se observa una presencia importante de jóvenes. Es buen signo que nuestra juventud participe en los asuntos públicos del país, pero también hay que advertir que tienen enormes retos por delante.

Lo decimos de frente. En Honduras la política dejó de ser la herramienta para buscar soluciones a los grandes problemas, dejó de ser el arte de lo posible o la búsqueda del bien común. Y se convirtió en la herramienta de hacer dinero, en la herramienta para cuidar los capitales de las élites empresariales. Muchísimos políticos se convirtieron en correas de transmisión entre el Estado y los capitales transnacionales y del crimen organizado.

En éste marco de oscuridad política, los jóvenes tienen como principal reto romper con la cultura política patrimonial que sustenta y legitima la casta política hondureña. Esa cultura donde el político se cree propietario de los bienes públicos y los administra no desde los intereses de la gente, sino a partir de sus propios intereses o de los intereses de quiénes financiaros su campaña electoral.

Romper la cultura patrimonial pasa por diferenciar entre ser un servidor público y un propietario de los bienes públicos, pasa por entender que la política no es un asunto de hombres, ni de adultos; pasa por entender que la política no es sólo para el doctor, para el ingeniero, para el abogado o de los que tienen pisto. Nuestros jóvenes políticos deben entender y aprender para siempre que un buen político nunca está por encima de la ley, es el primero en respetarla y en promover el respeto de la misma.

Un segundo desafío para nuestros jóvenes políticos está en romper con el matrimonio Estado de Derecho y Neoliberalismo, esa relación es incompatible. Cuando el político tiene sus lealtades en el dinero y entiende la política y el Estado como fuente infinita de enriquecimiento, se convierte en el principal verdugo del Estado de Derecho y de la vida de nuestro pueblo.

Enfrentar estos dos desafíos pasan por adecentar la política. Y para adecentar la política antes hay que adecentar a los políticos. Y esa es la oportunidad de los jóvenes hondureños. Tienen que impulsar y ser promotores activos de una cultura política que se sustente en nuevos valores como la solidaridad, la honestidad, participación, el compromiso con el cuidado de los bienes naturales, especialmente que se respete así mismo y respete la voluntad de la gente.

Impulsar una nueva cultura política ciudadana pasa porque nuestros jóvenes se formen en política. Hay que estudiar la realidad del país, nuestras leyes, conocer lo que siente y sufre nuestra gente. Pero no basta con formarse, hay que enlodarse y oler a pueblo. Un buen político no debe hacer propuestas de lo que no conoce, de lo que no siente, de lo que no sufre, de lo que no vive. Es obvio que no hay recetas para participar en política, lo que si hay son valores, convicciones y sueños profundos de que nuestros pueblos y nuestra gente vivan con alegría y dignidad.
Escuchar y descargar Nuestra Palabra

 
Derechos compartidos, citando la fuente | Contáctenos | Misión | Historia | www.radioprogresohn.net
Si no se ha suscrito Nuestra Palabra, envíe un correo electrónico a multimedia@radioprogreso.net con el mensaje de suscripción.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase a nuestro boletín informativo

Opiniones

HomeComunicacionesNuestra PalabraEn memoria de Carlos Mejía - 11 Abril 2016 Top of Page

Aléf | Sección Cultural

Con ojos de Mujer