• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso

Miedo inducido - 31 Julio 2017

Medios

Nuestra Palabra de Hoy, Comunicaciones, SJ
  Lunes, 31 Julio 2017  

Miedo inducido

El miedo paraliza, y una sociedad con miedo es una sociedad desmovilizada. Pero el miedo es también inducido. La política del miedo se usa siempre desde el poder como una medida de distracción frente a los problemas estructurales. Por ejemplo, si la gente debía reclamar por la injusticia y la exclusión social, por la impunidad y la corrupción, por la ausencia de políticas agrarias y fiscales profundas, la política del miedo induce a que la gente se distraiga demandando el fin de la violencia, argumento que finalmente es usado para dar legitimidad a la policía y al ejército y a quienes están interesados en mantener a la gente bajo la zozobra y el miedo.

La política del miedo busca que la gente se olvide o deje de lado los verdaderos problemas del país para acabar pidiendo a gritos y con desesperación que el gobierno le ofrezca seguridad y protección. Esto es lo que está ocurriendo en nuestra sociedad. Mucha gente de muy buena voluntad organiza marchas, peregrinaciones, vigilias, jornadas de oración por la paz y en contra de la violencia. Y sin que sus organizadores de base lo busquen, estas actividades caen como anillo al dedo, e incluso gozan del pleno respaldo de los promotores de la política del miedo, porque las mismas se convierten en un argumento para la militarización de la sociedad.

La política del miedo logra introducir la inseguridad y sus consecuencias en todos los rincones de la vida de la gente. No extraña que entre las pláticas de vecinos y conversaciones de buses el tema de inseguridad atrapa el interés de todo mundo. Y no es para menos, la violencia toca muy de frente y en directo la vida de las comunidades, la que unida a la crítica situación económica, lleva a la gente a vivir con el “alma en un hilo”, con el miedo de ser una cifra más de asesinatos sin resolver.

Es muy importante para la política del miedo que todo mundo repitamos que la capital y San Pedro Sula figuran entre las ciudades más violentas del planeta. Y es necesario que la gente se llene de espanto con el dato de que el triángulo norte de Centroamérica, es el más inseguro del mundo. Esos datos, más las marchas por la paz y en contra de la violencia de mucha gente de buena voluntad, encajan con los argumentos que necesitan los promotores de la política del miedo para justificar la campaña política en torno a esa aberración llamada policía militar.

Es cierto que la capital y San Pedro Sula son ciudades con altísimos índices de violencia como tan cierto es que Honduras, El Salvador y Guatemala conforman actualmente el triángulo más inseguro y de mayor tráfico de drogas del mundo. Pero igualmente es cierto que el factor de mayor inseguridad reside en el interior de la policía y de los órganos responsables de impartir justicia. Y estos datos, cuyas fuentes provienen de personas muy bien informadas, sí son de miedo. La ciudadanía paga para estar mucho más amenazada. Y a veces la gente pide que a la policía que la proteja cuando la demanda primera debía ser que la policía sea investigada y finalmente depurada a fondo.

La población necesita que se le regrese la tranquilidad perdida. Necesita que se le devuelva la esperanza de un cambio de lógica en el tema de la violencia y seguridad. Esa tranquilidad perdida jamás se resolverá con políticas de miedo ni con demandar que la policía nos proteja. La tranquilidad perdida solo será posible con una nueva institucionalidad, con nuevas propuestas que ataquen de frente los verdaderos problemas que están en la base de la inestabilidad social. Y ciertamente, la policía, el ejército, la fiscalía y todo el sistema judicial deberán pasar por transformaciones profundas, si es que de verdad sean parte de la solución y no como instrumentos al servicio del miedo como actualmente ocurre.

Escuchar y descargar Nuestra Palabra

 
Derechos compartidos, citando la fuente | Contáctenos | Misión | Historia | www.radioprogresohn.net
Si no se ha suscrito Nuestra Palabra, envíe un correo electrónico a multimedia@radioprogreso.net con el mensaje de suscripción.

Suscríbase a nuestro boletín informativo

Opiniones

HomeComunicacionesNuestra PalabraUna palabra de respaldo - 12 Agosto 2017 Top of Page

Aléf | Sección Cultural

Con ojos de Mujer