• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso

Dos realidades en paralelo - 16 Febrero 2017

Medios

Nuestra Palabra de Hoy, Comunicaciones, SJ
Jueves, 16 Febrero 2017

Ver en línea

Dos realidades en paralelo

Con frecuencia nos dicen que Honduras es uno de los países más pobres de América Latina, y por esa realidad de pobreza las iniciativas del gobierno, empresa privada y de gran parte de la cooperación son de corte asistencialista para los más empobrecidos. Por omisión o complicidad hay una ausencia de iniciativas encaminadas a preguntar y atender las causas del empobrecimiento.

Los expertos y hasta los niños de primaria afirman que somos un país rico en agua, tierras, bosques y playas, y que el problema de Honduras no es de pobreza, sino de concentración de la riqueza. El reciente Sondeo de Opinión del Equipo de Reflexión Investigación y Comunicación establece que para tres cuartas partes (74.8%) de la población la concentración de riquezas en pocas familias es el principal problema del país.

La concentración de riqueza en pocas manos y la concentración de miseria en muchas manos son dos dinámicas que marcaron la historia hondureña de las últimas tres décadas. Dos dinámicas promovidas e impulsadas por la últimas 7 administraciones públicas y alimentada por los organismo financieros internacionales.

El acelerado proceso de concentración de riqueza en pocas familias está estrechamente vinculado con la implementación del neoliberalismo en Honduras a principio de la década de los noventa. Al seguir la pista de las fuentes de enriquecimiento de los ricos y famosos se observa que todos convirtieron el Estado en negocio.

Las primeras ganancias millonarias vienen de la privatización de servicios públicos, de la devaluación de la moneda y la creación de leyes que favoreció sus capitales, todo conducido en el gobierno de Callejas. Otro negocio de los ricos hondureños fue el paso del huracán Mitch. Con la misma intensidad que llovió a final de octubre de 1998, llegaron los Dólares de la solidaridad internacional, y con más intensidad ella plata se esfumó de las instituciones estatales. El dolor de muchos fue un buen negocio para unos pocos.

Con el control de los medios, llenaron la prensa y la televisión con escenas de terror y muerte y convirtieron el miedo y la angustia en un enorme negocio en las últimas décadas. Los estudios sobre seguridad reportan el ejercito de seguridad privada asciende a 120 mil guardias de seguridad.

Pero los negocios con el Estado no parecen tener fin. Sus cuentas bancarias siguieron creciendo con la firma del Tratado de Libre Comercio en 2004, con la venta del bosque, los ríos, las playas, los minerales, los hospitales, la generación de energía, la privatización del SANAA y la privatización de las carreteras. Y con Estado permisivo y una avaricia sin límites, tampoco perdonaron los millones de dólares generados el narcotráfico y el crimen organizado.

Estamos frente a la mafia más corrupta y peligrosa del país, encontraron en el Estado hondureño la gallina que pone los “huevos de oro” se apropiaron de ella, y no quieren soltarla. Romper esa mafia y recuperar el Estado es la gran tarea y donde se definirá el presente y futuro del pueblo hondureño.
Escuchar y descargar Nuestra Palabra

 
Derechos compartidos, citando la fuente | Contáctenos | Misión | Historia | www.radioprogresohn.net
Si no se ha suscrito Nuestra Palabra, envíe un correo electrónico a multimedia@radioprogreso.net con el mensaje de suscripción.

Suscríbase a nuestro boletín informativo

Opiniones

HomeComunicacionesNuestra PalabraEl verdadero fraude electoral - 19 Septiembre 2017 Top of Page

Aléf | Sección Cultural

Con ojos de Mujer