• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso

Sobre el diálogo nacional

Jun 30, 2015

Para abordar los verdaderos conflictos de los que surte la crisis, es necesario instalar un diálogo que saque a luz la verdad sobre los conflictos, las desigualdades y que identifique a los responsables del descalabro institucional. 

El diálogo es el tema del que obligadamente se habla en estos días y tardes de antorchas iluminadas, de misas negras oficialistas y de oscuras patrañas mafiosas. Nadie en su sano juicio, que crea en la democracia y a quien le duela esta Honduras humillada, se podría negar al diálogo. Al final habrá que dialogar.

Sin embargo, hablar de diálogo con demasiada ligereza, sin tocar el fondo de lo que origina la polarización y la conformación de clicas políticas para atracar los bienes del Estado, en vez de contribuir a solucionar la crisis de institucionalidad es una trampa.

Las trampas más efectivas son aquellas que más parecen acercarse a los caminos verdaderos y a los anhelos más profundos. El Señor Juan O. Hernández convoca a un “diálogo social” supuestamente sin condiciones, tras presentar una propuesta de una Comisión de Investigación “a la hondureña”, es decir hecha a la altura y cálculo de la clase política local con el propósito de aparecer “dialogante” y propositivo, pero con la misma lógica y férrea determinación de control de todo el proceso con que, hasta este momento, ha concentrado todos los poderes y ha desarticulado toda la institucionalidad para subordinarlos a sus ambiciones personales dictatoriales.

Todos anhelamos la estabilidad, pero un diálogo que no enfrente la injusticia social y la verdad sobre la corrupción es una trampa para hundirnos más en la impunidad.

El “diálogo social” que se ha convocado en estos días tiene en sí mismo el factor que lo invalida: es convocado por la persona que ––en calidad de presidente de la República–– es más cuestionada y con mayor descrédito en el país, Toda propuesta que proceda de Juan O. Hernández ––que no sea su renuncia después de probarse judicialmente su responsabilidad en el saqueo de instituciones públicas, como es el caso del IHSS––, será condenada al rechazo y profundizará la inestabilidad.

Cualquier diálogo que convoque y conduzca la cúpula de la mafia política está orientado a dar respiro y servir de recurso a los corruptos. En las actuales condiciones de efervescencia, social y política, expresada en las caminatas de las antorchas y otras genuinas manifestaciones relacionadas, el diálogo propuesto por quien preside el régimen está orientado a restar fuerza a la movilización, a ganar tiempo para recomponer sus posiciones como parte de su contraofensiva ante la población indignada y para desviar la atención de las tres demandas fundamentales: una, cárcel para los corruptos que saquearon el IHSS y que desviaron dineros para la campaña política que llevó al Sr. Hernández a la presidencia de la República; dos, la instalación de una Comisión Internacional Contra la Impunidad en Honduras (CICIH); y tres, la puesta en marcha de un proceso que conduzca a un cambio de régimen.

En Honduras contamos con una larga historia de diálogos entre cúpulas, que en vez de resolver las contradicciones pautan conspiraciones y al final acaban con la aprobación de decretos y leyes que remozan interinamente a los mismos grupos de poder en sus prácticas antidemocráticas.

No podrá ser así en este momento histórico. Para abordar los verdaderos conflictos de los que surte la crisis, es necesario instalar un diálogo que saque a luz la verdad sobre los conflictos, las desigualdades y que identifique a los responsables del descalabro institucional y de corrupción y colapso de la gobernanza.

Insistimos: pueden participar todos, pero el diálogo que se necesita para reconciliar a la sociedad y reconstruir la institucionalidad no puede ser convocado ni conducido por quienes son cuestionados o están identificados como parte toral del problema, por los promotores directos de la crisis o sus responsables directos.

Para instalar el diálogo nacional que pueda sortear la crisis son necesarias las siguientes condiciones: 1. Invitar a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Honduras (CICIH), cuya instalación tendrá que acompañarse de la renuncia del Fiscal General de la República y el enjuiciamiento del Fiscal General Adjunto; 2. La aprobación de un mecanismo expedito para la elección de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia que garantice su independencia de los otros poderes del Estado; 3. La anulación de las reformas a la Constitución para aprobar la reelección; 4. Las reformas a la Ley Electoral, y elección de nuevos magistrados del Tribunal Supremo Electoral, sin participación de los partidos 5. La convocatoria de una asamblea nacional constituyente incluyente y originaria que redacte una nueva Constitución y que a su vez convoque la elección de un nuevo gobierno.

Ese proceso de diálogo hacia la nueva institucionalidad es lo que justamente llamamos la construcción de un nuevo pacto social, sin el cual no habrá manera alguna de salir del actual caos, confrontación y polarización.

País de Indignados, Junio 29, 2015

 

ISMAEL MORENO, sj        

DARÍO EURAQUE

RODOLFO PASTOR FASQUELLE

VÍCTOR MEZA

EDUARDO BÄHR

PATRICIA MURILLO

WILFREDO MÉNDEZ

HUGO NOÉ PINO

HELEN UMAÑA

EFRAÍN DÍAZ ARRIVILLAGA

MAURICIO TORRES MOLINERO

RAMÓN ENRIQUE BARRIOS

 JULIO ESCOTO

Opiniones

HomeComunicacionesCoberturas EspecialesPortal de la indignaciónUna nueva voz, una nueva lucha Top of Page

Aléf | Sección Cultural

Con ojos de Mujer