• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso

La simbología del caos

Feb 08, 2017

En Honduras cuando se habla de violencia, la mayor pérdida no es la vida, sino la dignidad. Morirse, en la simbología cristiana es ganancia, pero hacerlo en las condiciones que sucede en Honduras duele no en lo físico,  ni en las soledades que se asumen después de la muerte, ni en la amarillenta forma de hacerle propaganda, más bien, me parece a mi, duele en la dignidad, en la pérdida del honor, en la deshumanización de la vida como paso previo para llegar a la muerte.

En Las Minas una aldea del municipio de El Progreso en el departamento de Yoro – para citar un ejemplo – los asesinos fueron al cementerio, sacaron al muerto y lo volvieron a matar. En Tegucigalpa – como otro ejemplo – llegaron al velorio, mataron a cinco de los dolientes que despedían su difunto y luego le dispararon cinco proyectiles más al cuerpo del que, en ese momento, tributaban despedida. ¿Qué hay detrás de esos dos ejemplos, que hay detrás de esas formas de proceder en la violencia? Es la simbología del terror en una sociedad en caos, en una sociedad deshumanizada, en una sociedad idiotizada manejada por idiotas que idiotizan el poder. Leer los símbolos puede ayudarnos a entender este juego que se desarrolla con reglas de poder y muerte. 

A - El símbolo de la pobreza marginal como castigo por no alinearse con el poder -  en una forma de gobierno dictatorial como la que tenemos - la dejó bien clara el gobernador político del departamento de Yoro Gabriel Rubí. Usted está equivocado – le dijo al periodista de Radio Progreso – hay calles alternas al peaje, si no quiere pagar váyase por Urraco, cruce el puente sobre el Rio Ulúa a la altura de Meroa y regrese por los campos de La Lima a San Pedro Sula, son cuatro horas, pero si no quiere pagar esa es su opción. Lo de Gabriel no es una inocentada como muchos quieren verla, o una zafada de lengua como dicen sus defensores. Lo de Gabriel es simbólico y lapidario. Simbólico por que es la palabra de la autoridad, de la autoridad joven, del joven moderado, del nuevo acento de la dictadura. Lapidario por que siendo (lo que simbólicamente representa Gabriel) la nueva fórmula de un gobierno que aspira a seguir siendo, el marginalizar a los que nos negamos a seguir su fórmula pone en evidencia que así será su proceder contra quiénes nos opongamos a su modelo de gobernar. Si usted y yo no aceptamos alinearnos preparémonos para vivir en la marginalidad en las distancias más largas para conseguir lo que se nos ha negado de hecho cuando se suponía derecho.

B - El símbolo del profeta milagrero detrás de un discurso prepotente y burlesco pronunciado por Mauricio Oliva – hazme el juego de Juan Orlando en el Congreso Nacional – adjudicando la capacidad de hacer milagros, en esta sociedad sin esperanza, al presidente. Detrás de ese discurso no hay palabras vacías, ni coloquialismos, son la expresión cruda y dura de un régimen que se define desde una alianza entre la idolatría y la banalidad del poder y de quienes lo ostentan. Se trata de vender la idea del súper hombre, el que juzga y perdona, el que castiga severamente y es misericordioso con los que le rinden pleitesía. De manera que las palabras Mauricio deben preocuparnos por que son la expresión moderna de un cobrador de impuestos para el Cesar, que en sus palabras, está entregando el Congreso Nacional al Ejecutivo, la  libertad del pueblo a cambio de su ambiciones personales. 

C – El símbolo sobre los símbolos emergió – sin certezas todavía por que yo no he ido a la catedral para confirmarlo – en las redes sociales estos días con la fiesta religiosa más importante de Honduras: María de Suyapa. La fotografía presenta a la virgen vestida con los colores oficiales del gobierno en su farsa de salud física y emocional llamada Actívate anunciando una maratón. De ser real no es un acto que puede verse con ligereza, al contrario es, a mi juicio, la confirmación del deterioro de la dignidad y el entreguismo al poder. Ese símbolo de la virgen despojada de sus ropas y vestida con el poder es la imagen del pueblo arrancado de la dignidad y sometido por la  miseria, a ese mismo poder que desnudó indignamente a la María de Suyapa. Es la más clara evidencia del entreguismo de lo eclesial a lo político y - más allá de eso – de la renuncia a la opción preferencial por los pobres de la teología de la liberación a la opción irracional por el poder de este modelo eclesial. Si alguna vez Jesús levantó la bandera de la libertad del oprimido los jerarcas actuales de la fe la bajaron, la doblaron y la encarcelaron junto con la esperanza de los pobres.

D – Un feligrés recorre los pasillos en la basílica de Suyapa de rodillas. Sangra, evidencia el sacrificio. El rostro desencajado, sucio y seguramente mal oliente. Sostiene en sus manos y muy en alto, lo más que puede un mensaje categórico contra la iglesia que lo ha abandonado. Duelen las miradas clavadas en su rostro por la valentía de su acto, duele la indiferencia de algunos, la burla de otros y la negación de los medios de comunicación. Nadie dijo nada pese a que - entre tanta indignidad - este es un símbolo de vida que nos devuelve la esperanza. Solo el pueblo salva al pueblo, solo el pueblo tiene la palabra, solo el pueblo es símbolo de esperanza para el mismo pueblo. No es Dios, no es el presidente del ejecutivo, no es el presidente del legislativo, ni los que repiten la canción oficial de estos en las pequeñas comunidades, es el pueblo, el único que puede construir y cosechar para el pueblo un poco de esperanza.

Las redes sociales me saturaron con la palabra tragiversa que una funcionaria pública utilizó, en un medio de comunicación, contra los miembros de la red MILPA que aglutina pueblos indígenas Lencas.  Y me dio mucha tristeza, tristeza por que la voz oficial del gobierno puesta en ella cuestionó la mala educación del pueblo desde su evidente mala educación. Pero nosotros y nosotras caímos en el juego, en la burla de un mal término, en la demagogia de las campañas mediáticas. Nos fuimos en bandada a la palabra, al mal uso del idioma y olvidamos el verdadero de fondo el abuso, la burla, la arrogancia y discriminación que esa mujer - embestida de oficialidad por el gobierno – arremetía contra el pueblo Lenca representado en los que en ese medio estaban. Esa indiferencia es la que asusta. No es posible que a estas alturas de la vida los que cuestionamos la mala educación nos hayamos ido con la forma burlándonos de un término y hayamos olvidado el fondo invisibilizando la indigna forma que detrás de esa terminología – para colmo inexistente – se mancilló la dignidad de un pueblo. Debemos, creo yo llamarnos a pensar más.

Chaco de la Pitoreta

Hector Flores

Pooeta y gestor cultural

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

1 comentario

  • Enlace al Comentario Mable Jueves, 31 Agosto 2017 23:53 publicado por Mable

    Howdy, i read your blog from time to time and i own a similar
    one and i was just wondering if you get a
    lot of spam comments? If so how do you prevent it, any plugin or anything you can recommend?

    I get so much lately it's driving me mad so any help is very
    much appreciated.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Opiniones

HomeComunicacionesCoberturas EspecialesCAMPAÑA RJM: MUJERES Y HOMBRESJ Donadin ÁlvarezJuventud en política Top of Page

Aléf | Sección Cultural

Con ojos de Mujer