• Facebook
  • Twitter
  • Rss
Radio Progreso
Rodolfo Pastor Fasquelle

Rodolfo Pastor Fasquelle

Historiador hondureño. 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Honduras es un desastre, desde hace rato. Empeoró después del golpe de 2009, apoyado por la casi totalidad de los clérigos y de la clase política. Pero no hay que echarle la culpa a los númenes, ni a sus feligreses inocentes. Ni hay que buscar en la religión la solución política. 

Cómo me agrada el Papa Francisco cuando declara que el Estado ha de ser laico. El Estado es laico para reconocer la diversidad de sentimientos religiosos y establecer por ley la tolerancia entre nosotros. No se trata solamente de protestantes y católicos como a menudo plantean. Muchos hemos dejado de ser cualquiera de esas cosas, y en San Pedro hay sinagoga y mezquita. En un Estado Laico nadie se mete con la religiosidad de la gente, en público. Igual derecho ciudadano han de tener el ateo que el místico.

Desde distintas perspectivas enfatizamos aspectos diferentes del mismo fenómeno. A los clérigos les concierne fundamentalmente lo normativo, determinar como debiera ser, igual que a muchos filósofos y abogados. Y casi siempre la norma es precisa. A los historiadores (entre otros oficios académicos de investigación) más bien nos interesa entender lo que está ahí, casi siempre ambiguo y relativo. 

Ellos declaran que por ejemplo el Estado hondureño es laico según la constitución, y reclaman. Mientras que nosotros recordamos que esa laicidad es relativa novedad, porque hasta la Independencia, el Rey nombraba a los Obispos en lo que se llamó el Real Patronato. Y el Estado laico surgió del proceso de construcción de un Estado nacional. Observamos que aun después, los funcionarios públicos convencionalmente han participado de la vida religiosa por razones semejantes (de mutua legitimación) a las de los antiguos, que en los cultos y las misas los religiosos les hablan a los gobernantes directamente y acerca de sus funciones públicas, casi siempre para su complacencia. 

Registramos que ese comportamiento es público porque es ampliamente aceptado. Y que últimamente, a medida que se diversifica la denominación de la ciudadanía, los políticos también se vuelven más ambivalentes. De modo que los últimos gobernantes alternan con fundamentalistas y con católicos sin apologías, y comulgan o se entregan al transe del evangélico sin contradicción. No se podía hacer eso hace un siglo cuando no existían estas iglesias que hoy abundan.

Debe ser cristiana esta iglesia novel, no porque lo anuncie su profeta ni porque lo confiese su título, sino porque es casi imposible imaginarse una iglesia que no lo fuera en esta región. Pero confesará un cristianismo particular, porque ni en la tradición ni en la escritura del cristianismo se avisa de una segunda encarnación. (Cristo se supone que regresa, sí, pero ya como Salvador dotado de todo el poder. Y a un tal nuevo avatar no le habría hecho falta un vuelo de una aéreo línea comercial para visitarnos.) Pero sin duda, la noticia más importante en Honduras, en Febrero de 2017, fue el arribo posiblemente del Dios vivo, el sr Naason Joaquín García, quien también recibe título de Columna de la Verdad, al aeropuerto de La Mesa en San Pedro Sula, rodeado por miles de los seguidores en la vecindad, de su Iglesia, llamada Luz de Mundo, que tiene su sede mundial en Guadalajara, pero con templos y organizaciones en una decena de países del área. 

Antes ha pasado muchas veces. Muchos de estos pastores internacionales han venido al país, cada vez más desde que comenzaron los regímenes sucesorios del golpe de Estado… en sus jets privados. A predicar -dicen- en los estadios, en los que supuestamente han ejecutado milagros no bien escrutados y recolectado pequeñas fortunas que se llevan consigo del país sin obligación de pagar impuestos, ni siquiera porque sean de exportación. No estoy seguro si hay más en San Pedro que por ejemplo en la capital. La gobernadora política de Pepe Lobo y la corporación municipal de San Pedro Sula alguna vez recibieron a un fantoche de estos muy famosos, que celebró su culto masivo en el Estadio Olímpico, y según se publicó, curó a muchos, aunque al parecer no pudo curarle el cáncer a un poderosísimo magnate que murió unos meses después. 

Pero los fundamentalistas que se quieren apropiar con exclusividad el calificativo, dicen que JOH es el primer presidente cristiano. Los anteriores ¿eran paganos? No sé en qué se fundamenta o si conserva el novel ministerio de culto que estableció Mel, para acomodarse, pero entiendo que Virgilio Paredes le sirve de coordinador con las iglesias que han sido prominentes en su gobierno. Ha conservado su concordato con el Cardenal, pero también ha nombrado a numerosos y notorios clérigos protestantes en puestos como La Comisión Depuradora de la Policía, y ha apoyado, incluso con recursos públicos, campañas de su proselitismo que ya no se sabe si es político o religioso.

Diario Tiempo, el único que leo ya, ocasionalmente, publicó el 4 de Febrero una fotografía en donde se le aprecia a este Dios vivo saliendo del aeropuerto La Mesa en medio de dos vallas de personas singularmente ataviadas, que alzan los brazos y las manos  en gesto de bienvenida. Un Salve fascista. Aunque la fotografía es mala, se aprecia en ella a un güero como dicen los mexicanos (chele) de altura mayor al promedio, enfundado en un traje elegante que agradece la bien planificada recepción de bienvenida con una sonrisa nada ingenua. Y el mismo periódico avisa que después de reunirse con sus fieles, el hombre dios se va a reunir con políticos y funcionarios públicos, alcaldes y autoridades civiles. Con la gente de poder e influencia pues. 

De política claramente se trata. Y no solo aquí. Y ahora. Desde siempre caminaron juntas: la política que vende utopías contra su propio demostrado terrorífico infierno potencial, y la religión que vende y compra el cielo y el infierno de los poetas moralistas. Dicen que Donald Trump fue electo, por ejemplo, con poco más de 80% de fundamentalistas entre todos sus votos, una proporción que descarta la casualidad, pese a no haber confesado nunca esas inclinaciones en lo personal, ahora está pagando abundantemente su deuda con la derecha religiosa de este país que --pese a algunas reservas iniciales-- se volcó a favorecerlo y a congregar los votos para elegirlo. 

Trump se ha comprometido a combatir las leyes que protegen los derechos reproductivos de las mujeres, ha nombrado magistrado a Neil Gorsuch muy honorable que comparte esa ideología piadosa. A un evangelista Jery Falwell Jr, presidente de una de sus universidades, para asesorarlo en programas y conducir una fuerza de tarea en educación. Y a una ministra de educación que va a financiar a la educación religiosa a costa de la pública. Al mismo tiempo ha declarado su apoyo público para que estas organizaciones, que no pagan impuestos, puedan hacer directamente política, que les estaba vedado, aunque al parecer se les seguirá prohibiendo donar a las campañas como hubieran querido.

No voy a afirmar que la Iglesia Católica en América Latina, mayormente pietista en los años veintes, se merecía una invasión. Es un hecho que desde los años treintas ( cuando la población latinoamericana era más de 90% diz que católica) los gobiernos estadounidenses, y específicamente la CIA han promovido el crecimiento aquí de las sectas que se llaman iglesias provenientes mayormente desde aquel país, una táctica que fue eficaz en el Oriente. En Corea por ejemplo, donde hoy más de 35% de la población ya es de cristianos fundamentalistas.

El apoyo para estas iglesias y sus políticas desde la CIA se acrecentó desde los sesentas cuando se advirtió que la protesta de los sacerdotes identificados con lo que se llamó Teología de la Liberación (Romero en El Salvador, Carney en Honduras, Cardenal, en Nicaragua, en México y en Colombia) era pivotal en los movimientos de la izquierda latinoamericana. Porque era preciso contrarrestar el llamado veneno del comunismo que se había posesionado del catolicismo latino. Aunque esa no fuera su única estrategia y también se impulsó un fortalecimiento del papado que pudiera llamar al orden desde Roma en los ochentas. Hay otro tipo de religiosidad por supuesto pero es fácil advertir el común denominador de un afán manipulador… y lo esencial queda a la vista.

Contra la guerrilla de la conciencia de Camilo y Carney, había que oponer aguerridos soldados de la cristiandad y nuevas formas de religiosidad, cuasi hipnóticas, que procuraban el ensimismamiento de los fieles en el culto, la mística de la fe y la superación personal. Este amigo Naason Garcia, por ejemplo, se dice, fíjense bien qué bueno es, viene !a rezar por la paz en Honduras! No viene como el Nazareno, a exigir coherencia y justicia. Si no a tranquilizar gente. ¿A calmar lo que está inquieto? No llega como Jesús a pie o en un burrito sin dueño y no viene vestido con túnica humilde. Viene con traje de diseñador. No creo que eso sea intrínsecamente malo. Ni que resulte incomprensible su ascenso. Pero debe saltar a la vista y quedar muy clara la complacencia del sistema al que le resulta tan útil la quietud, la satisfacción con las reglas del juego, que se desmovilice a la gente y se la distraiga de la lucha para transformar a su sociedad, abrirla y hacerla más justa y democrática. Que se viene a sustituir un íntimo sentido de lo trascendente y de la comunidad cristiana --con sus virtudes necesarias de libertad y justicia-- con una extrovertida religión del espectáculo banal y de la histeria colectiva, con ideas simplistas (en vez de simples) de los buenos y los malos como dice Trump. Los malos que se alegran porque el Sr Juez traba una ejecutoria presidencial ilegal.

Aun cuando se disculpe ante Suyapa, mucha de la Jerarquía Católica ha perdido con acciones políticas la autoridad moral que antes tuviera. Aunque sigue siendo de las instituciones más prestigiosas, está en segundo lugar en las encuestas después de las englobadas iglesias fundamentalistas. En lo personal la nueva importación religiosa me parece especialmente nociva, destructiva de la racionalidad social, no solo del espíritu propio, fundamento de la modernidad y de la identidad. Más bien tendrían que empezar a juntarse más allá de la denominación, los cristianos que quieren ver alguna transformación social real… y exponer por ejemplo la doble cara de un JOH que es de todo porque en realidad no es nada. Que asiste religiosamente a las fiestas de la Virgen en la Basílica de Suyapa con el gabinete y el Estado Mayor conjunto pero que también escenifica cultos y espectáculos de oración temblorosa con los ojos cerrados y las manos agarradas con doña Ana y que no puede ser ambas cosas.

Hay diferencias entre ellos porque Donald no tiene partido. Se valió del republicano pero Trump y JOH son políticos del mismo cuño. Capitalizan el nacionalismo con que dicen abogar por sus coterráneos cuando en realidad desprecian a la mayoría diversa; solo buscan su propio beneficio y venden sus personalidades por medio del espectáculo y la publicidad, sin escrúpulos. Eso les convino a los clérigos que hicieron a un lado sus escrúpulos --a sabiendas de su poca cristiana catadura-- al apoyarlos como candidatos. Que los apoyaron para sus propios fines egoístas, ilícitos de penetración del Estado y usurpación de lo público y civil. 

Comparten de todas formas la visión simplista, de JOH y Trump de la Cero Tolerancia absolutamente fundamentalista y una visión maniquea de los buenos y los malos. Siendo malos quienes nos oponemos, y buenos universalmente y con exclusividad sus seguidores. Eso es en sí un concepto místico religioso. Ninguno de los dos, JOH ni Trump, se ha declarado todavía Dios vivo y Columna de la verdad pero no faltará mucho. Y cuando suceda, tampoco faltará quien aplauda y cante sus alabanzas como las cantan hoy sus adeptos frente a las incontrastables evidencias de sus insólitas torpezas morales y civiles. Por miedo o por interés. De sus complicidades y sus corruptelas. Que son las que en primer lugar, genéricamente, desde hace décadas, crearon este desastre, este infierno de injusticia y violencia institucional y las que estorban la construcción de un mundo más razonable. Y cuando se les endiose habremos regresado al patronato en que el gobernante compra y manda en la Iglesia y la Iglesia manda por él, y luego a la teocracia primigenia en que el gobernante es dios, no puede errar y cualquier percepción de lo contrario es una apostasía y un atentado contra el orden cósmico. ¿Salve JOH?

 

Rodolfo Pastor Fasquelle:

No deja de tener dimensiones épicas, el asalto y la destrucción de las empresas que por cinco décadas y a costa de ahorro y esmero ha construido Jaime Rosenthal. Me recuerda el Libro de Job. Esa destrucción se deriva de una acusación publicada antes de ser fundamentada y convertida en instrumento suficiente de otras acciones judiciales. Nadie esta por encima de la ley se empeñan en repetir al unísono, coreografiados, Nealon y JOH.

Si no es narcotraficante ¿por qué lo llaman así? Porque esa ley de que hablan extranjera, en vez de atenerse al sentido de la palabra inventa una definición arbitraria. Y si tú defines al gato como cuadrúpedo con bigotes, habrá más gatos de los que hubo jamás. Y si se define como narco a cualquiera que le presta un servicio a un narcotraficante o tiene con el alguna transacción mercantil… material, entonces todos y hasta las %¿@$ son narcos.  También se le podría acusar a Ud. Padre, que aceptó la limosna, con que don Chilo creyó comprar el purgatorio. ¡Para mas no alcanzaba!

Las acusaciones se originan en una ley prohibicionista con que los EUA han pretendido detener el narcotráfico, englobando a todo lo que se puede asociar con el, suponiendo que cualquier asociación es una complicidad. Contener la oferta de narcóticos a base de desmontar las estructuras que genera el tráfico extra fronteras, donde sea. La extraterritorialidad reclamada trasciende de los conceptos históricos de la ley y de estado soberano. (Y esa evolución tiene un doble filo. Permite reclamar crímenes de lesa humanidad y violaciones a los derechos fundamentales, internacionalmente, lo que sin duda es positivo. Pero por otro lado, consiente que el poderoso asuma una jurisdicción sin fronteras, difícilmente al revés, e imponga sus leyes  en países con otras condiciones y culturas.) Y hay que ubicarse aquí. Si se trata de un problema entre el Banco Continental y la Ofac, según dice J.O.H., ¿por qué toma el gobierno posesión del Banco?

Es probable que J.R.O. haya cometido errores para complacer a clientes que le pedían garantizar sus haberes; que no se preocupara lo suficiente en certificar el origen de los dineros que le daban a guardar. Con esto en Honduras no ha roto ley.

Aunque parezca dudoso (como en la ley anti mara) se ha extendido el concepto de que basta con la asociación  para incurrir en complicidad. Pero la asociación aquí es ineludible. Por necesidad y a veces para preservar vidas y haciendas, como con la mara, muchos hondureños (y centroamericanos) se han relacionado con el narcotráfico, en especial desde que --en los 1980s-- los estadounidenses encargados de la contra vieron en ese comercio un recurso para evadir las directrices de sus leyes y se valieron -como siempre- de nuestros militares, para organizar su trafico. Y mas aun desde que -a raíz de la clausura estadounidense del  Caribe exterior en los 1990s- el narco desembarcó en nuestra costa y aterrizó en nuestras selvas para proseguir, hormiga con mochila, hacia su mercado en el Norte, pasando por Copan.

En vista de la alta rentabilidad de lo prohibido y de las pocas alternativas, los traficantes desarrollaron aquí un emporio. Montaron haciendas ganaderas de mucha calidad, acometieron la agricultura en gran escala y desarrollaron actividades comerciales de electro domésticos, auto lotes, zapaterías, restaurantes, hoteles y moteles, centros turísticos y de servicios, minas de arena y bosques, parques de diversiones y pequeñas industrias, empresas constructoras, gasolineras y talleres de servicio. En el proceso los narcos construyeron lujosas residencias y edificios de oficinas, para lo cual contrataron infinidad de servicios.

Ni los clientes, ni los empleados de esos negocios, ni los albañiles, ni los técnicos en refrigeración, ni los veterinarios y agrónomos, todos ellos indispensables, así como los conductores de sus rastras, camiones y chapulines; sus sirvientes y barberos, ni siquiera las modelos y los artistas que amenizaban sus fiestas han tenido arte ni parte en el narcotráfico, ni colaboración real, ni culpa por servirles. Ni quienes alguna vez les vendieron unas vacas, un par de zapatos o combustible.

No tienen mayor culpa, aunque lo quiera la ley gringa, ni puede por eso llamárseles narcotraficantes. Permítaseme ser tan severo como puedo. Conociéndolo en sus extremos, movilizar el premio de un crimen,  invertirlo y aun beneficiarse de el supone un grado de complicidad reprochable que es justo que la ley castigue. Y peor si escondes el hecho. Pero un servicio –cualquiera- no supone esa clase de conocimiento. Cuando compro ganado me interesa saber de donde viene y pido una carta de venta, pero no un certificado de ADN. No llegan al banco los narcos con los billetes de veinte ensangrentados y el AK 47 dorada al hombro, incrustada de diamantes y hebilla de la Santa Muerte. Llegan con el cheque de la procesadora de leche o de la empacadora, del IHMA o de ALCON al que le vendieron su maíz, llegan con el producto de su negocio de transporte o barco pesquero. Con el dinero del motel. Y nadie les va a exigir mas cuentas.

Después de un importante avance ha habido pues por la guerra contra el narco un retroceso de las garantías fundamentales.  Porque el espíritu liberal surgió de la idea de que el fin supremo de la ley es garantizar la inocencia y proteger al inocente, muy por encima del propósito de castigar a un culpable. Y defendió siempre el liberal concepto --ya casi olvidado en estos tiempos de cero tolerancia— de la presunción de la inocencia. Se han perdido y desde hace rato esos bienes supremos del espíritu de la ley para satisfacer quien sabe que calaña de instinto vengativo, paranoia y frustración. Aquí te fotografían primero la casa y después ni se molestan en aclarar que no te encontraron nada. Solo quedan los escombros del derecho y de tu honra. ¿Cómo le pones las plumas de regreso a la gallina desplumada? preguntaba un mi compadre.

Rodolfo Pastor Fasquelle:

Un amigo me mando por internet la propaganda de sus perseguidores. Lo acusan de narcotraficante me dijo y de lavado.El gobierno estadounidense (del que tantas cosas se pueden decir) ha comunicado una acusacion criminal contra Jaime Rosenthal junto a su hijo  y su sobrino y varias de las empresas de su grupo calificándolos de narcotraficantes. Pronto vi como repetía esa acusación gente envidiosa y farisea, que goza haciendo leña del árbol caído,que se regodean en el perjuicio del otro. Y otra que piensa derivar beneficio del evento. Conozco a los indiciados y especialmente a Jaime desde hace años.  Bien.

Desde el primer momento dije Jaime RosenthalNo es un narcotraficante. Y si el gobierno del Tio Sam dice que lo es, en otro lado podrán creerle, pero aquí quienes lo conocemos sabemos que se equivoca el gobierno de EUA, del que tantas cosas pueden decirse y se vuelve a equivocar. No es que Jaime sea santo ni un inocente.

No es tampoco (a veces pienso que le gustaría) monedita de oro para caerle bien a todo el mundo. Hay muchas personas resentidas y envidiosas siempre dispuestas a hablar mal de cualquiera que destaca.  (A veces todavía me sorprende su malevolencia.) Pero entre sus muchos socios y empleados, amigos en la política y en la vieja sociedad sampedrana, muchos que somos testigos de como Jaime ha incrementado su fortuna trabajando, construyendo sobre el ahorro, empeñándose con absoluta disciplina al desarrollo de sus empresas. No delinquiendo.

Yo conozco los archivos  y registros comerciales e industriales de San Pedro Sula, y no creo que Jaime Rosenthal no sea narco-traficante, escribeen una comunicacion ayer mismo el historiador Dario Euraque, desde EUA.

De loque se trata ahora es que todos recordemos.Rosenthat ha estado ahí desde los sesentas, chambeando, ahorrando, invirtiendo, desarrollando empresas, buscando soluciones empleando a gente humilde y a profesionistas.

En este país hay gente mala también, velones y resentidos, y no solo en el Palacio y en las redes que esconden a los cobardes. Un dia después de la publicación de las acusaciones perfectamente sincronizadas para coincidir con el feriado, hay diz que campesinos con nítidas banderas nacionales recién desdobladas  invadiendo los terrenos de Jaime Rosenthal en Cofradia cultivados impecablemente para producir el alimento que necesitan sus ganados. Sin que ninguna autoridad se oponga de la que antes saltaba a complacer su capricho. Te recuerda el medievo, te recuerdo los pogroms que aprovechaban empelados y vecinos para despojar y vilificar a la victima.

El periódico de Jorgito Canahuati que antes guardaba prudencia ataca hoy salvajemente a los Rosenthal como cuando temia que alcanzara el poder.  Como si ya no tuviera que perder. Porque además Rosenthal ha tenido la valentia de ser ciudadano y aun de ser independiente. Cualquiera puede dedicarse solo a lo suyo. Prosperar a la sombra del silencio publico, de las contribuciones politicas calculadas y de la compra de influencias corruptoras. Pero se ocupa una conciencia clara del bien general, de los problemas nacionales trascendentes para animar y comprometer a un ciudadano en la lucha política tan dura, tan expuesta, tan vulnerable a la calumnia.

No dudo yo de que algunos narcotraficantes hubiesen depositado sus dineros en Banco Continental.  Y de que el Banco les hubiese otrogado el mismo sigilo que muestran los bancos mas prestigiosos del mundo a sus clientes. Los hodnreños sabemos que los bancos grandes y prosperos, tanto los viejos como los que en apenas un par de décadas se han convertido en potencias financieras sin evidente esfuerzo reciben y pagan esos dineros. Y eso supone alguna complicidad en cuanto el banquero conozca el origen de ese dinero, pero no lo convierte en criminal ni en narcotraficante. Y no se entiende porque se señala en particular a este banquero, en vez de toda su competencia, a menos que eso tenga una finalidad política.

Porque además de una relación de familia de larga data, tuve con el una relación política cuando también yo era liberal.  Me ha tocado estudiar su historia personal y familiar. Y pese a diferencias ideológicas y de religión, de temperamento y generacion, de cultura y formación, de fortuna y circulo social,  se ha formado entre nosotros mas allá de la condescendencia o tolerancia  mutua, una amistad rara.

Rodolfo Pastor Fasquelle

También en los 1940s, Carias (a quien admira JOH) persiguió y expropio los bienes de los judíos alemanes en Honduras. ¿Pero por qué sucede una cosa así, aquí y ahora? ¿Quienes son y que persiguen sus perpetradores? ¿Qué busca este circo de canallas? ¿Cómo que ya? ¿Por qué se habla entre líneas de otros bancos?

Pendientes y aun lejanas las sentencias judiciales, no digamos el veredicto de la historia, que tardará aun veinte años, hoy está claro que las autoridades hondureñas y estadounidenses colaboraron íntimamente en el sigilo y la logística de la puntillosamente planificada operación que desembocó en las escandalosas acusaciones y la agresión a los Rosenthal. El propio JOH confesó que la intervención de Banco Continental se venía planificando desde hace tiempo, sin la judicatura. El origen del golpe hay que buscarlo dice un dictum antiguo, en el beneficio y el beneficiario. ¿Quién resulta beneficiarse del espectáculo?

Estados Unidos ha sostenido –a raíz de esta novel guerra contra el narco--  enfrentamientos discretos con bancos poderosos, que acarrearon a los acusados severo daño económico. Se multó, pero nunca nadie habló de intervenir, expropiar o liquidar al Bank of America cuando se comprobó que había recibido depósitos del crimen.  El caso más conocido y divulgado ha sido el que involucró al Banco HSBC --fundamentalmente inglés, con sede y socios en Hong Kong--  condenado por lavado de activos del narcotráfico. También ese banco tuvo que pagar multas y reparaciones cuantiosas. Pero nunca presentaron, los estadounidenses, ni  nadie mas, cargos criminales contra sus accionistas y funcionarios, como lo hacen aquí contra Rosenthal. Tampoco intervinieron al banco, que se ajustó a su pérdida, se retiró de mercados secundarios, como Honduras y sigue siendo uno de los más importantes bancos del mundo.  Esta es, dice el propio Embajador, la primera vez que el gobierno de los EUA, valiéndose de esta Ley Kingpin, acusa a un Banco.

¿Por qué estrenarse aquí? Hay bancos en Honduras que han sido señalados por la Comisión Nacional de Banca y Seguro, por operaciones de lavado de dinero y un par mas, acusados por lo mismo en el extranjero. Hace unos días varios gobiernos sudamericanos publicaron investigaciones sobre Banco FICOHSA por delitos semejantes de que hoy lo acusa Panamá, sin amagar más que con una multa. ¿La Subsecretaria quería otro?

No contamos con la información. ¿Está EUA ensayando un procedimiento novel en un país con una clase gobernante sumamente debilitada y con un escaso sentido de soberanía y de identidad? ¿Para ver después como puede hacer lo mismo en países más grandes y fuertes; con instituciones más sólidas? Sin que parezca interesarles el sentido de la justicia ni la posible deriva del escándalo o daño consecuente.

Para propiciarlo, los EUA han dispuesto regalarle un banco a JOH, para lo que quiera y comprometen todo el apoyo que haga falta. El mismo día felicitan al gobierno de Juan Hernández por sus diz que impresionantes logros macros, en todo caso derivados de una explotación fiscal despiadada. Y se comprometen a que, aunque vengan nuevas intervenciones (No hay banquero en Honduras que no tiemble), ellos, los estadounidenses nos acompañarán y presumiblemente aportarán recursos para sanear el sistema.

El Embajador Nealon, que ha sido tan cauteloso para actuar o pronunciarse con respecto a los escándalos contra la corrupción del Partido en el poder y ha promovido la estratagema del gobierno para evadir una CICIH, ha saltado temerario a afirmar que la intervención del banco Continental es prueba de que en Honduras ya no prevalece la impunidad. Cuando estas mismas palabras son la mas clara expresión de impunidad.

Aquí la impunidad se va a terminar Nealon cuando los altísimos funcionarios de gobierno con que Ud. fraterniza respondan a las múltiples, contundentes acusaciones de corrupción que afectado las vidas y calidad de vida de los ciudadanos y derechohabientes. ¿Cuente a titulo de que preside Ud. las reuniones de la Comisión de Banca y Seguros, Embajador? Por asociación ¿es cómplice?

En todo caso cuando los narcos depositaban dinero en Banco Continental esperaban recibir dinero, lo que es legal. Pero cuando le daban contribuciones políticas a sus panas entonces candidatos, compraban influencia, afectando el bien público. Aunque después los traicionaran. Aquí el gran perdedor es precisamente EUA, que ha venido a meterse con el pulgarcito del mundo, y que para combatir a los narcos, abraza a sus padrinos políticos, y persigue a una familia que, aunque no lo entiendan en Pensilvania, se ganó a brazo partido una fortuna y un prestigio que no desaparece.

Y que rebotará. JOH esta en una situación de ganar ganar. No sabe que va a repartir entre los nerviosos colegas de Rosenthal, para aplacarlos. Aunque no puede dormir (¿quien pudiera en su lugar?) tampoco puede esconder  Hernández la sonrisa y anda feliz como una lombriz, mientras reza beatitudes, regurgita líneas publicitarias y se contradice una y otra vez.  Le llega como anillo al dedo la irrupción de un escándalo distinto que celebran sus amigos y otros despistados, que le quita el reflector de la atención publica para concentrarlo en otra dirección y le quita a uno o dos contrincantes del camino. La prensa que disimuló el golpe, que luego encubrió el fraude, y ocultó después las evidencias de que tanto Hernández como sus compañeros en la cúpula del P.N. intimaron con los hoy deportados. Y ahora el villano es J.R.O. y J.O.H. el héroe. El más cochino resulta ser el paladín de la pureza financiera, el protegido del Tío Sam y el terrible Iván de lo que queda de una elite de boyardos acobardado. La calle ronronea.

Por si alguien se atreve, ya mandó JOH prohibir en todo caso que se hable de tema. No esconden su felicidad tampoco otros capos como y banqueros que se siente menos pobres, con haber recortado la fortuna del caído. Y quieren que ya lo ¿superemos?

Suscríbase a nuestro boletín informativo

Opiniones

HomeAccordionRossel Montes Top of Page

Aléf | Sección Cultural

Sin tapujos